9 de abril de 2012

LA COMUNICACIÓN ES TRANSVERSAL

Quienes nos dedicamos al oficio de comunicar el día a día de las organizaciones sabemos que para hacerlo necesitamos conocer a fondo el lugar desde el cual hacemos nuestro trabajo, y a las personas que lo integran, para estar enterados de todo lo que pasa y es potencialmente noticiable para los distintos públicos que nos miran y escuchan.

Ahora bien, el principal desafío consiste, seguramente, en que esa necesidad se haga consciente también para todos los responsables de las distintas áreas de la organización, sea su directorio, su grupo de gerentes o sus socios.

"La comunicación es transversal", solemos decir, y eso significa que atraviesa todos los problemas y dilemas de la vida organizacional. A grandes rasgos, el comunicador debe estar al tanto de dos cosas:

a) Todo lo que sucede y puede ser de interés para los públicos de la organización, a fin de decidir si comunicarlo, cómo y cuándo.

b) Todo lo que puede originar conflictos o, peor aun, crisis. Para esto juega el sentido común, pero a veces es necesaria una cuota extra de experiencia y sabiduría a fin de reconocer la piel de una posible crisis bajo el cándido ropaje de la rutina.

Así pues, la primera tarea que todo comunicador debe emprender a poco de iniciar un camino en una organización es generar un circuito de escucha transversal a todas las áreas, en el cual el factor humano, sin dudas, tendrá un peso considerable para la creación de confianza. Léase: buen trato, respeto, vocación de servicio, humildad y -fundamental- cierto sentido del humor.

En esa reunión aburrida de los lunes, en la que se pasa revista a los temas de cada área, puede haber un detalle, un comentario al pasar, o un memo cualquiera donde se esconde un dolor de cabeza futuro, o la raíz de una gran noticia para comunicar.

2 comentarios:

Walter Miranda dijo...

Muy bueno, gracias.

adali lopez dijo...

Buena informacion