18 de enero de 2010

RULICKI Y LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

El libro que terminé de leer en mis vacaciones recientes fue escrito por un personaje que el amigo lector podrá ver en algún programa televisivo argentino: Sergio Rulicki, un carismático antropólogo que ha dedicado sus años pasados a especializarse en este rubro tan interesante de la comunicación. Tuve la fortuna de compartir un aula con él y recuerdo sus extensas e instructivas intervenciones en clase, en las cuales nos explicaba, por ejemplo, el componente cultural que tenía la característica sonrisa fanfarrona de muchos argentinos y sus significados implícitos.

En una cultura que presta mucha atención a las palabras y no repara tanto en los significados ocultos tras los gestos, los tonos y las posturas, Rulicki desafía la natural pregunta: ¿Para qué sirve esto? y explica al lector "cómo la inteligencia emocional se expresa a través de los gestos", y de qué manera podemos usar este conocimiento para nuestro provecho.

Tal vez el lector conozca la serie "Lie to me", que gira alrededor de esta disciplina. La serie de Canal Fox tiene un blog en español donde Rulicki comenta las enseñanzas que arroja su desarrollo.

El libro al que hoy me refiero viene con una galería de imágenes en las que podemos aprender qué yace inconsciente detrás de los gestos involuntarios que hacen nuestros pares, jefes o colaboradores. Mirar al otro mientras nos habla y prestar atención a su lenguaje no verbal es otra forma de escucha que puede revelarnos mensajes involuntarios... y muy útiles. La segunda parte del libro sucede a una primera más teórica, y enseña herramientas precisas para aprovechar la comunicación no verbal propia y ajena.

En este espacio, dicho sea de paso, he reservado una categoría especial para la comunicación no verbal, porque a mi modo de ver constituye una disciplina a la que hay que prestar atención en la comunicación interpersonal, en la oratoria y en la negociación, entre otras actividades. Sergio Rulicki, cuyo histrionismo podemos ver en la imagen, es un referente en la materia, y la lectura de este libro es una introducción muy útil a la comunicación no verbal, que además de útil es un arte muy entretenido.

No hay comentarios.: