10 de febrero de 2009

CÓMO RETENER EMPLEADOS DESMOTIVADOS

Un gran problema que enfrenta una organización es el hecho de que una parte de sus empleados sienten que ya no tienen nuevos desafíos en ella. Esto es, que su capacidad y talento supera el nivel de tareas que su empleador les pide. En una palabra, se sienten sobrecapacitados y empiezan a pensar en tomar nuevos rumbos hacia ámbitos en los que puedan desarrollar sus inquietudes.

En este caso, el problema de la organización no es solo que debe retener a una persona que puede darle mucho más aún, sino que si tiene éxito en el intento -por pericia propia o factores externos que impiden a la persona hacer las valijas y partir- debe lograr que el empleado alcance toda la productividad que puede generar. Un empleado descontento es malo para una organización.

El Institute for Public Relations publicó en agosto de 2008 una investigación sobre las siete herramientas principales para retener a los mejores empleados manteniendo los desafíos bien altos para ellos. Las conclusiones se aplican en el trabajo a las firmas de relaciones públicas, pero creo que se pueden plasmar en todas las organizaciones. Son las siguientes:

1 - Variedad de proyectos en los cuales el empleado pueda involucrarse.
2 - Capacitación de gerentes para que mantengan una buena y fructífera relación con sus subordinados.
3 - Generación de un sentido de visión común entre los empleados, por medio de la comunicación amplia de las metas de la organización.
4 - Refinamiento de la búsqueda laboral en cuanto a su coincidencia con la cultura de la agencia.
5 - Énfasis en el equilibrio entre vida laboral y vida personal.
6 - Creación de un ambiente distintivo y diferente del de otras organizaciones.
7 - Diálogo constante dentro de la organización; es decir, comunicación de dos vías, con mucha participación.

En mi modesta opinión, el segundo item, esto es la comunicación entre el jefe y sus subordinados, es clave. El "microambiente" de trabajo es esencial para el día a día en la motivación de un empleado. Tener un jefe que critica o menosprecia todos los proyectos y las ideas de su equipo es insufrible. Y esa postura se da a veces en forma pasiva, simplemente con el silencio que pretende neutralidad o la reserva de una última opinión, pero desmotiva a los empleados, y muy especialmente a los que ofrecen sus conocimientos como un valor agregado a lo que se les pide.

De la misma manera, el jefe que se atribuye todos los méritos y oculta los de sus subordinados por temor a ser superado por ellos es igual de nefasto para la motivación. Podríamos seguir con otros ejemplos, pero lo dicho basta para reflejar con esta opinión: la cultura de la organización es importante, pero la "microcultura" de una oficina, un área o un grupo de trabajo que son gerenciados por ciertas personas es clave en la motivación del día a día.

Una organización que mantiene a un mal jefe no puede pretender que la cultura corporativa sea una y la de esa persona otra, porque en última instancia, en la instancia cotidiana, prevalecerá la del jefe inmediato a quien el empleado ve y oye todos los días. Un buen jefe puede torcer una decisión ya tomada de irse de una organización.

7 comentarios:

Maria de los Ángeles dijo...

Un gusto encontrar este artículo en un momento en el que comenzaba a cuestionarme si mi desmotivación en el trabajo era un capricho mio o realmente tenía fundamento. Mi jefe se mueve entre la crítica negativa y una falsa neutralidad que encierra la idea de "yo pude haberlo hecho mucho mejor", y es que tiene la idea de que ya sea que se trate de física nuclear o de relaciones públicas el puede hacerlo mucho mejor que el especialista. A eso se le suma una falta de comunicación terrible, falta de claridad en la estructura organizacional y el hecho de que parece sentirse opacado cuando se usan términos que no comprende del todo o se dan ideas que a el no se le ocurrieron antes. Todo esto ha hecho que deje de esforzarme, que me calle aun cuando se que mi idea puede mejorar el trabajo y que asista unicamente por la paga. La empresa ha comenzado también a perder clientes por la terquedad de implementar técnicas que no son viables. Es una lástima, me gustaba mucho mi trabajo y la empresa tenía mucho potencial :(

Ignacio Duelo dijo...

Tu caso se repite en muchas organizaciones, y lamentablemente los jefes se enteran recién cuando explotan, sea de buena o mala manera. Muchas organizaciones, por ejemplo, invierten en capacitación de sus empleados pero no les presentan desafíos en los que aplicar esa capacitación. Conclusión: los empleados se van a otra organización que aprovecha los frutos de la inversión que hizo la primera.

cyberacero dijo...

Excelente artículo, un punto que debe añadirse(desde el punto de vista del jefe) y por lo regular un tanto basado en la experiencia, son las palabras que se utilizan para la comunicación, deben estar orientadas a un punto de coincidencia y entendimiento con el empleado(las primeras vecesno es fácil) pero si se persevera y pone atención se va mejorando y se logran mejores resultados.

Anónimo dijo...

yo me desmotive de mi exempresa y terminé por salirme

curso de recursos humanos dijo...

Muy buen aporte. Poder retener a los mejores empleados es de vital importancia en toda empresa. La ardua competencia que existe actualmente en el ámbito empresarial exige que todas las compañías mantengan a pleno su competitividad, por lo que asegurar la continuidad de los trabajadores más capaces es fundamental.

Anónimo dijo...

Totalmente cierto, trabajaba en una empresa donde creen que colocar a un ingeniero es igual que contratar un bombero. Tareas rutinarias de bajo nivel técnico, bajo interés por la capacitación, la actitud belicosa y mal trato del coordinador, la figura pasiva del gerente de mi área y su falta de interés por mejorar el ambiente laboral son razones que llegaron a convencerme que seguir en esa compañía solo significaría un estanco profesional en mi carrera. A la primera oportunidad que tuve, renuncié para trabajar como practicante en un proyecto de una empresa reconocida con incluso mayor salario y mejores expectativas de desarrollo profesional.

Zoom Capital Humano dijo...

Muchas gracias por compartir la información, muy interesante el post.