31 de julio de 2008

NUEVAS EDADES, NUEVOS CÓDIGOS

Los años pasan y las nuevas generaciones van apareciendo en el escenario público. La última en llegar ha sido la de los "millennials" (también llamados "Generación Y"), aquellos que han crecido a la sombra de los vertiginosos cambios sociales, en medio de los avances tecnológicos y la globalización de las costumbres y los valores, y tienen ahora entre 14 y 31 años. Esto tiene un efecto inevitable en las relaciones públicas y la comunicación.

La consultora Porter Novelli publicó hace unos meses una edición especial de su revista "Intelligent Dialogue" que trataba este tema. Además de recomendar su lectura, que es rápida y amena, rescato un par de conclusiones que deja el texto:

- Los "millenials" buscan flexibilidad en su trabajo y en su horario, de tal manera de equilibrar su vida social con él. Además, les gusta el trabajo en equipo bajo una cultura colaborativa, con tecnología actualizada debidamente. Están acostumbrados a hacer varias cosas al mismo tiempo.

- No esperan que se les exija tanto como lo que ellos tienen para exigir a su organización en términos de desafío, comprensión y ambiente laboral.

- Los "millennials" tienen al cambio como algo incorporado y natural.

- Han crecido en un ambiente tecnológico, participativo y transparente. No creen en certificaciones y le restan importancia a la privacidad.

El Wall Street Journal relataba en un artículo reciente cómo muchos de estos jóvenes se comunican con potenciales empleadores en una forma que es, por lo menos, poco tradicional. Agradecen las entrevistas laborales con mensajes de texto escritos en el dialecto abreviado de los adolescentes (por ejemplo, "thanx" en lugar de "thanks") o les envían peticiones de amistad a través de Facebook. Más de un candidato, según afirman en las consultoras de empleo, ha perdido el puesto que tenía casi ganado debido a este error fatal. La duda es: ¿tiene sentido luchar contra esto o hay que empezar a aceptar que la generación de los "millennials" trae una nueva forma de comunicarse?

Cierro con un manojo de conclusiones que extraigo de todo esto:

Primero: Los nuevos comunicadores están preparados para grandes tareas en el terreno digital, pero su debilidad será la comunicación interpersonal.

Segundo: La comunicación escrita también dejará que desear, y será (si es que no lo es ya) un diferencial de primer orden.

Tercero: Las marcas tendrán cada vez más problemas para fidelizar a sus nuevos clientes, acostumbrados al cambio y la volatilidad de los valores en una modernidad líquida (al decir de Zygmunt Baumann). Ya no bastará con hacerse fuerte en ciertos valores estándar como la juventud o la modernidad. Habrá que adaptarse al ritmo de los nuevos receptores del mensaje.

Cuarto: La comunicación informativa de una vía quedará solo para las generaciones anteriores, y en grado mucho más reducido que hace unos años.

Quinto: Para los prenseros, algo que ya hemos señalado en otra ocasión. Los grandes medios de prensa se descentralizarán en un conjunto más o menos armónico de medios comunitarios enmarcados por el primitivo medio. Esto ya está ocurriendo.

No podemos generalizar sobre la nueva generación, pero hay tendencias sociológicas claras en el estilo de vida, pensamiento y comunicación de los que se vienen. Mejor será ir preparándose.

1 comentario:

DITO dijo...

Excelente tu blog, me he pasado todo dia recorriendo sus rincones. Definitivamente la Comunicación bien utilizada, es un arma de gran calibre.

Felicitacines y saludos.