20 de julio de 2008

¿CUÁNDO ES MEJOR NO TENER UN BLOG?

En este espacio siempre reflexionamos sobre la necesidad de que las organizaciones se sumen a la conversación a través de los medios comunitarios. Fundamentalmente, a través de una escucha activa como primer paso, y tomando la iniciativa para proponer diálogos en un segundo capítulo, que nos ayuden a difundir lo que hacemos pero también a intercambiar inquietudes con otros y a saber lo que esperan de nuestra organización.

Ahora bien, la participación en esa conversación puede tener un costo alto, porque implica la pérdida de control del mensaje (pérdida que se da aunque no la queramos ver, valga la aclaración).

El blog es la herramienta que se me hace más representativa en esto de iniciar una nueva comunicación de doble vía con nuestros públicos. El profesional suele tener una labor de "evangelización" ante sus jefes, para lograr el respaldo de estos a la incursión en las tormentosas pero prometedoras aguas de la conversación en línea. Ahora bien, no todo es tan simple. A veces, es mejor no lanzarse a la mar sin las precauciones necesarias. Tal como lo ha explicado Cristina Aced, el blog no es una obligación sino una opción.

La consultora Ragan elaboró un pequeño sumario de razones por las cuales en ciertas situaciones es mejor evitar el uso de un blog corporativo (el documento no está disponible en línea). Yo las tomo más bien como cuestiones que hay que resolver antes de lanzar un blog. Son las siguientes:

1 - Si la organización o sus ejecutivos temen una pérdida de control.
2 - Si el CEO no soporta la idea de hablar en un lenguaje informal.
3 - Si la transparencia no forma parte de la cultura de la organización.
4 - Si la cultura de la organización no incluye la idea de intercambiar información.
5 - Si los ejecutivos no están listos para recibir comentarios negativos en el blog.
6 - Si la organización no cuenta con alguien convencido de los beneficios que un blog aporta al negocio.
7 - Si la organización no cuenta con alguien capaz de coordinar los contenidos del blog, más allá de que haya un grupo de empleados dispuestos a escribir en él.
8 - Si el único material para el blog es sobre lo que sucede en la organización.
9 - Si el blog no es más que un folleto de ventas en línea.
10 - Si el blog no tiene foco, solo promueve los productos y no es fresco y espontáneo.

Estos items son debatibles, aunque en la mayoría de ellos quien esto escribe no puede más que estar de acuerdo. Cuando uno lanza un blog corporativo, debemos saber que no todo será color de rosa, especialmente si nos movemos en industrias problemáticas. El blog es una herramienta más, muy importante por cierto, pero no siempre tan recomendable sin solucionar ciertas cuestiones previas.

1 comentario:

Dayana dijo...

Interesante artículo, he hablado sobre estos contras con amigos bloggers muchas veces y siempre tuve la idea de escribir algo sobre el tema. Si lo hago sin dudas citaré este post, está muy completo.

Saludos