27 de marzo de 2008

SOSTENIBILIDAD EN BUENOS AIRES

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció que de ahora en más, por ley, las empresas de más de 300 empleados deberán producir informes anuales de sostenibilidad, que estén en línea con los principios del Instituto Ethos. Esta organización no gubernamental brasileña busca ayudar a las empresas a desenvolverse de manera sustentable en su actividad, y según los números que exhiben en su sitio web, sus 1.346 asociados conforman el 35 por ciento del PBI del Brasil y emplean a casi dos millones de personas.

Además, el Gobierno de Buenos Aires ha sugerido a las empresas que para preparar sus informes utilicen los indicadores del Global Reporting Initiative (GRI), que como muchos lectores de este espacio sabrán, es otra organización que a través de una guía muy difundida ayuda a las empresas -y a otros organismos- a determinar qué deben informar y cómo deben hacerlo para ser consideradas sostenibles (o sustentables). Esta guía está disponible en español.

El contenido y la calidad del informe ideal deben seguir diez principios:

En cuanto al contenido:

1) Materia: Temas e indicadores que reflejen los impactos de su actividad en las áreas económica, social y ambiental.

2) Inclusión de los "stakeholders" o públicos: Identificar quiénes son y cómo responden a sus intereses y expectativas.

3) Conxtexto de la sustentabilidad: Presentar el desempeño de la organización en el contexto más amplio de sustentabilidad.

4) Completitud: La información debe ser la suficiente para que los públicos puedan tener un panorama acabado del desempeño de la organización.

En cuanto a la calidad:

5) Balance: Aspectos positivos y negativos del desempeño de la organización.

6) Posibilidad de Comparación: Los públicos deben ser capaces de comparar un período con otro, y también una organización con otra.

7) Exactitud: El informe debe dar un panorama cabal a sus públicos.

8) Temporalidad: Debe ser presentado en los plazos previstos.

9) Claridad: La información tiene que ser publicada de manera entendible y accesible para todos los públicos.

10) Confiabilidad: La información y los procesos usados para confeccionar el informe deben ser archivados de forma tal que puedan ser revisados y sujetos a examen.

Las categorías en que se divide la información presentada en el GRI son seis: medio ambiente, derechos humanos, trabajo digno y prácticas laborales, sociedad, responsabilidad de producto y desempeño económico.

Como último detalle, comento que busqué más información sobre esta saludable iniciativa en el portal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pero no pude encontrar nada. ¿No es algo digno de comunicarse con más visibilidad?

4 comentarios:

Silvia MV. dijo...

Las empresas deben de ser conscientes, que no deben actuar solo pensando en beneficios y olvidarse de repercusiones ambientales y sociales. Tienen que asumir el objetivo del mantenimiento del medio, como garantía de futuro, de su propia actividad.

Se deben elaborar memorias medioambientales y de -RSC-, igual que se hace con las tradicionales contables y económicas. Es un aspecto crucial para una empresa moderna, y que no se queden en mera "filosofía".

Senior Manager: dijo...

Hola Ignacio.
Independientemente de la buena intención de la ley... ¿Realmente traerá algún beneficio en materia de seguridad o de sostenibilidad reportar esta información? ¿Hasta que punto será validada? ¿Qué pasará con las que queden fuera del parámetro propuesto?. Perdona mi ignorancia, pero ¿cuál será la diferencia entre saber o no saber?

Talaria dijo...

Gracias Ignacio por tu comentario, he valorado tanto tu aportación que te he citado en mi última actualización. Asimismo nos han pedido que subamos al blog un comentario sobre tres espacios que consideremos interesantes (de comunicación en mi caso) y el tuyo estará entre ellos.

Un saludo desde Galicia

Ignacio Duelo dijo...

Gracias, Talaria, por tu comentario.

Senior, creo que esto puede ser importante para las empresas en materia de reputación. Más allá de que como bien dice Silvia debe generarse una conciencia corporativa sobre estos temas, crear un balance de sostenibilidad también es, además de correcto, conveniente para ellas. Además el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha anunciado que también estimulará a las empresas de menos de 300 empleados a que se suban a esta tendencia favoreciéndolas con créditos y beneficios impositivos de ser necesario.

Ahora bien, la validación de la información presentada depende de la seriedad con la que el gobierno ejerza su control. Es decir, está por verse si esto es una iniciativa exclusivamente destinada a crear imagen positiva, o si es monitoreada seriamente y con profesionalismo. El tiempo dirá. Como primer paso, esto me parece positivo e innovador.