16 de enero de 2008

ACCIONISTAS Y DIRECTORES, DOS PÚBLICOS QUE TAMBIÉN PIDEN SER ESCUCHADOS

Un día después de haber insistido en este espacio sobre la importancia de la escucha preventiva en una organización, encontré dos artículos en el Wall Street Journal que me llamaron la atención.

El primero se titula "Talk Therapy" ("Terapia de Charla", no disponible libremente) y describe cómo a medida que los accionistas se hacen oir cada vez más, las empresas buscan formas de que se sientan escuchados.

En julio de 2007 se realizó una mesa redonda, organizada por la empresa farmacéutica Pfizer entre otros, en la cual se discutió cómo mejorar la comunicación entre los accionistas y las compañías, y se generó un proyecto para estudiar el tema.

Otra empresa del sector farmacéutico, UnitedHealth, creó un comité consejero para las nominaciones de directores, y difundió que en los próximos tres años agregará al menos cinco directores independientes a la compañía, que incluirán a cuatro representantes de los grupos inversores y un miembro de la comunidad médica. El jefe de Asuntos Legales de la empresa, Thomas Strickland, declaró: "Queremos incluir la voz de nuestros accionistas en un momento muy importante para nuestra historia corporativa".

El segundo artículo que quiero comentar lleva por título: "Why CEOs Need to Be Honest With Their Boards" ("Por qué los CEO necesitan ser honestos con sus directorios"), y empieza afirmando que "edulcorar" la verdad es hoy más peligroso que nunca.

Datos: En 2006, el 31,9 por ciento de los CEO que dejaron su puesto en todo el mundo lo hicieron debido a conflictos con el directorio. Muchos más que el 12,4 por ciento registrado en 1995 (ver cuadro completo), y casi siempre por falta de transparencia. Por lo general, no hay un solo hecho que precipite el alejamiento, sino una pérdida gradual de la confianza de los directores hacia el CEO.

Actualmente, señala la nota, los CEO han aumentado el caudal de comunicación con su directorio. Ya no esperan a unos días antes de la difusión de resultados para informarlos, sino que van haciéndolo en cada reunión. Es una innovación de los CEO y una exigencia de los directorios, que ya no se conforman con saber unos días antes que el gran público por qué no se alcanzaron los resultados deseados, sino que pretenden ir siguiendo el proceso a lo largo de todo el trimestre.

¿Cuál es el obstáculo mayor en este cambio cultural? La resistencia de los CEO a mostrar que no poseen todo el control, y a comunicar problemas en vez de soluciones. No es fácil para ellos informar que las cosas no están yendo como se esperaba, porque suponen que eso trae aparejada una pérdida en su credibilidad frente a los directores. Pero es necesario, si se quiere evitar una pérdida mucho mayor en la confianza debido a la falta de transparencia.

En síntesis, ambas notas se refieren a dos públicos en la comunicación de una organización, de los que quizás se habla menos: los accionistas y el directorio. Dos públicos que exigen transparencia en lo que reciben y escucha atenta en lo que emiten. En fin, como todos los públicos.

3 comentarios:

Senior Manager: dijo...

El mayor obstáculo que previene la fluidez en las comunicaciones a las que te refieres viene dado por el desconocimiento que tiene un grupo sobre el otro. Sin conocimiento no hay confianza y sin confianza habrá poca comunicación. Aunque hayan muchas palabras e intercambio de informes e ideas no habrá comunicación si no se tiene un verdadero conocimiento del otro...No por nada estos dos grupos son considerados antagónicos en la mayoría de las multinacionales en donde se supone que la comunicación fluye satisfactoriamente...Aún así, creo que las empresas están cambiando en este aspecto acercándose cada vez más a estos niveles, tal vez el resultado de la crisis de Enron y la puesta en marcha de la ley Sarbanes-Oxley hayan sido los catalizadores de este nuevo proceso.

Centro de Comunicación Interna para América Latina (Xial) dijo...

Coincido contigo en que muchas veces los CEO no establecen buena comunicación con los directorios por una cosa de poder. Lo he visto acá en Chile en varias empresas.
Una buena alternativa es incentivar a los gerentes generales a practicar la escucha "primero adentro", es decir que ellos aprendan a comunicarse bien a nivel intrapersonal, para después poder comunicarse en mehor forma con su entorno próximo (directorio, por una parte, y comité ejecutivo, por otra).
Ignacio, aprovecho de invitarte a conocer nuestro blog especializado en comunicación interna estratégica. La dirección es: http://xialchile.blogspot.com
Esta es una iniciativa del Centro de Comunicación Interna para América Latina, emprendimiento de tu compatriota y muy amigo nuestro Manuel Tessi (fundador de In)side).
Bueno felcitaciones por tu blog -está de primera- y muchos saludos desde el otro lado.

Ignacio Duelo dijo...

Manuel Tessi fue profesor mío en la Universidad Austral, vaya casualidad. Prometo visita al blog, no es tan común encontrar blogs de habla hispana especializados en comunicación interna.

Efectivamente, como dice Senior Manager, hay una cuestión de confianza en todo esto. Pensé en el caso Enron cuando escribí esta columna. Si uno imagina cómo pudieron ser falseados balances monstruosos, de ahí para abajo un accionista puede pensar cualquier cosa.