31 de diciembre de 2007

EN EL 2007, PUDIMOS HABLAR

Se cumple el primer año de vida del blog, que empezó aquél 3 de enero en que escribí una breve presentación de mis propósitos. El saldo, como cabía esperar, fue positivo. He podido desarrollar algunas ideas, conocer personas interesantes a quienes debo un encuentro de este lado o del otro del Atlántico (o del continente), y crearme más interrogantes que espero despejar en el año que está por empezar. Y tal vez, a algún lector le haya servido alguno de los recursos que busqué para enriquecer mis razonamientos.

Siempre uno habría querido escribir más, pero el tiempo y las energías son recursos escasos, y no me gusta escribir porque sí. Es decir, pretendo aportar algo en cada columna, casi siempre como fruto de la propia reflexión complementada con recursos hallados en otros lares.

Debo agradecer, como es norma, a todos los que fueron siguiendo mis búsquedas sobre temas de comunicación. Para mí, haber podido escribir sobre comunicación interna, medios comunitarios o relaciones con la prensa, por nombrar los más frecuentes, fue muy estimulante y satisfactorio. Pero también el referirme a temas de los que nunca antes había pensado demasiado, como marca, reputación o medición, e incluso algo de ética.

Para el 2008, confío en que este rincón sea aún más interesante para quienes ya lo encuentran valioso, y digno de leerse para los visitantes que aún están por conocerlo. El fin de año es una convención que nos sirve para hacer balances y fijar metas nuevas. Deseo que ellas se cumplan para todos los lectores de este humilde espacio.

Que todos ustedes tengan un feliz 2008, y que entre sus estruendos y sus silencios todo esté lleno de buena comunicación.

24 de diciembre de 2007

NAVIDAD

Si hay algo que no puede dudarse de la figura de Jesús en la religión católica es su inmenso poder de comunicador, a partir de su misma concepción, que fue anunciada a la Virgen María por un arcángel, hasta su ascensión al Cielo. Toda su vida y su doctrina fueron anunciadas por apenas 12 apóstoles, un grupo de rústicos pescadores que de improviso salieron de una casa llenos de sabiduría y hablando en todos los idiomas posibles, o lo que es lo mismo, adaptándose a cada uno de sus públicos.

El nacimiento de Jesús se destaca por su novedad en medio de un mundo gobernado por el César de Roma. Los ángeles corren a anunciar la buena noticia a los pastores, quienes a su vez, en esa época, eran obvios propagadores de noticias de aldea en aldea. Creyentes y no creyentes empezaron a preguntarse qué había detrás de aquel hombre que se salía de todas las convenciones de la época, y a la vez se comunicaba con ellos a través de parábolas donde, a través de figuras de la vida cotidiana como un simple sembrador o un buen pastor, se revelaban sentencias misteriosas y descripciones de otro mundo.

Tal como dijera Juan Pablo II el 23 de diciembre de 1998, "con este acontecimiento, que conocemos tan bien por el evangelio, Dios entró en la historia del hombre para quedarse con nosotros hasta el fin. A lo largo de dos mil años, desde Belén se ha difundido por todo el mundo el gran mensaje de amor y reconciliación."

Vaya si ha sido eficiente la Iglesia en difundir el mensaje. Experta en ello, fue la primera en crear un organismo dedicado a la comunicación, la "Propaganda Fide", y en la figura de Jesús se encuentran innmuerables ejemplos de su atención a la necesidad de comunicar a través de acciones y palabras.

He escrito este texto en mi condición de católico, porque además de comunicador uno tiene varios perfiles en una sola persona. A quienes comparten mi fe les deseo una muy feliz Navidad con sus familias, y a quienes no lo hacen, agradecerles la lectura y desearles un gran final de año.

La ilustración que acompaña estas líneas (y se puede observar mejor clickeando sobre ella) es una obra de Josefa de Óbidos, una pintora portuguesa que vivió entre 1630 y 1684. Su nombre es "Presepio. Adoración de los Pastores", y está en el Museo Nacional de Arte Antiguo de Lisboa.

5 de diciembre de 2007

RÁNKING 2007 DE MARCAS PAÍS

La consultora Future Brand, junto a Weber-Shandwick, publicó su informe sobre Marcas País del año 2007, el llamado Índice de Marcas País o Country Brand Index, que se puede descargar gratis en su sitio web.

Ya habíamos hablado en este espacio de la loable iniciativa del gobierno argentino en el sentido de desarrollar una marca-país. Todo esfuerzo en este sentido debe constituirse en una política de largo plazo, es decir que tiene que estar al margen de tendencias ideológicas o partidarias. Debe ser, en síntesis, una política de estado.

No describiré aquí el trabajo en su conjunto, que en sus 54 páginas tiene muchísimo material para analizar. Tan solo mencionaré algunos datos:

- Hay distintos ránkings de acuerdo a diferentes categorías, 23 en total. En la categoría "Estrella Emergente", la Argentina aparece en décimo lugar, es decir, como un país percibido en vías de transformarse en destino de máxima importancia. El detalle negativo es que en el ránking de 2006 ocupaba el quinto lugar.

- La otra categoría en la que figura la Argentina es "Gastronomía", en décimo lugar. Esto abarca "experiencias y ofertas culinarias superiores".

- España figura en primer lugar en "Vida Nocturna". También aparece en los primeros diez lugares en "Arte y Cultura" (10) y "Gastronomía" (9). En el ránking global se ubica en un destacado séptimo lugar, una colocación que ya había alcanzado en 2006.

- México figura en las categorías "Playas" (9), "Conveniencia" (4), es decir lo mejor en relación con el precio, y "Vida Nocturna" (8).

- Australia es la mejor marca país, al igual que el año pasado, y le siguen Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, España, Nueva Zelanda, Grecia y Japón.

Recomiendo la lectura del informe en cuestión, que no solo ofrece resultados de su investigación, sino también un repaso de ciertos conceptos y tendencias imprescindibles para saber más del tema. En otra oportunidad comentaremos algunos de ellos.