10 de noviembre de 2007

NO ESTAMOS SOLOS

Una de las quejas más habituales en las áreas de comunicación interna es la falta de recursos dedicados por la organización a las acciones propuestas. Pero al parecer, la Argentina no es el único país donde esto sucede. La British Association of Communicators in Business (CiB) dio a conocer un estudio del cual surge que los profesionales de la comunicación interna en Gran Bretaña se quejan de lo mismo.

El estudio fue llevado a cabo en el boletín electrónico de la asociación, que llega a más de 4.750 comunicadores en todo el mundo. Casi el 75 por ciento opinó que su organización no le dedica los suficientes recursos.

Otras conclusiones que dejaron los encuestados fueron:

- Cuando por alguna razón existe un ajuste en el presupuesto global, la comunicación interna es una de las primeras áreas que sufren el recorte.

- Al no haber un máximo responsable que represente al área en el directorio de la organización, nadie habla por ella cuando hace falta.

- Las organizaciones están despertando a la necesidad de dedicar recursos a la comunicación interna, pero insisten en poner a una sola persona a cargo de los lineamientos tácticos y los estratégicos.

Seguramente la mejor forma de obtener más presupuesto para el área es mostrando resultados tangibles, estadísticas concretas, números aptos para consumo de economistas, administradores, ingenieros y contadores. ¿Cómo obtenemos esos números? Aquí empieza la investigación, porque la medición es un terreno donde aún la comunicación se siente algo incómoda. No hablo de "Pegué tantos afiches" o "Llevé tantas personas a esta conferencia", sino del impacto real que esas acciones han tenido sobre la productividad de los empleados, que es lo que a fin de cuentas les importa a los caciques de la organización.

En el blog "Measuring Communications", aunque está desactualizado, se puede encontrar algunas ayudas. También hay un informe de Lisa Richter y Walter G. Barlow para el Institute for Public Relations, que aunque no está centrado en la comunicación interna, estudia cuáles son las principales barreras para la aceptación interna de la medición y evaluación de la comunicación, y cómo superarlas. Por último, recomiendo un artículo del australiano Rodney Gray que ya en noviembre de 2004 planteaba este tema.

No hay comentarios.: