25 de noviembre de 2007

LO BREVE, DOS VECES BUENO

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la concisión es la brevedad y economía de medios en el modo de expresar un concepto con exactitud. En el mundo de la comunicación escrita, la concisión es una necesidad.

Al redactar una gacetilla, un inexperto puede dejarse llevar por la tentación de escribir largos y sesudos párrafos que explican la noticia que se quiere transmitir, con tantos detalles, nimiedades y tecnicismos que lo más importante terminará siendo oscurecido por el texto.

Hace un tiempo me topé con seis consejos para escribir concisamente, en el E-Writing Bulletin, una publicación digital de la consultora E-Write. Esas recomendaciones eran las siguientes:

1) Mantenerse en el mensaje, es decir, no perder el foco yéndose por las ramas.
2) Decirlo una vez, y claramente. Lo que está claro no necesita repetirse.
3) Usar lenguaje llano. Lo que en inglés llaman "plain language".
4) Decirlo de manera simple.
5) Mostrar, no decir. Es un viejo refrán que una imagen vale más que mil palabras.
6) Escribir en voz activa. La voz pasiva exige oraciones más largas.

Agrego, por último, que es inútil enviar un texto largo y bien desarrollado para periodistas que tienen un espacio determinado y lo llenarán con lo que les parezca mejor. Siempre es preferible enviar un texto corto, editado por nosotros mismos de manera tal que nos aseguremos de que el mensaje clave quede escrito, y no enviar una gran gacetilla que sin dudas será editada por el periodista necesitado de síntesis. Si nosotros no editamos el texto, ellos lo harán sin consultarnos

No hay comentarios.: