6 de agosto de 2007

MAQUIAVELO Y LA REPUTACIÓN

"Cada uno ve lo que pareces, pero pocos palpan lo que eres y estos pocos no se atreven a enfrentarse a la opinión de muchos, que tienen además la autoridad del Estado para defenderlos".

Esta sentencia fue pronunciada por Nicolás Maquiavelo en 1513, cuando escribió el capítulo XVIII de su famosa obra, "El Príncipe", y anticipó la necesidad de construir una reputación sólida para ejercer un buen gobierno (y diríamos nosotros, para llevar a cabo cualquier iniciativa exitosa con pretensiones de perdurable).

Maquiavelo no suele tener buena prensa en lo que se refiere a la moral política, porque él se preocupó por distinguir claramente la moral y la acción política. La frase que se le atribuye sobre la justificación de los medios a través del fin nunca fue escrita por él, aunque puede ser interpretada al leer sus textos. Pero Maquiavelo escribe sobre lo que los hombres hacen. Esto es, hace sociología política.

Nuestra referencia al célebre autor florentino surge de la búsqueda de un punto de inicio teórico de la propaganda política. Si bien todos los gobiernos de todas las civilizaciones conocidas llevaron siempre a cabo una suerte de comunicación con el pueblo, ésta nunca había sido sistemáticamente planificada -o al menos insinuada- en los ritos que derivaban más bien de la religión y su confusión con la política.

Paradójicamente, fue la institución más criticada por Maquiavelo por su nulo aporte a la unidad italiana, la Iglesia Católica, la que en 1622 (90 años después de la publicación de "El Príncipe") instauró la Congregación de Propaganda Fide a través de la Bula Inscrustabili Divinae, que tenía como objetivo organizar toda la actividad misionera de la Iglesia. En otras palabras, estudiar cómo comunicar mejor la doctrina católica.

Volviendo a Maquiavelo, su planteo se daba en un esquema de poder. Vale decir: existía un príncipe y existían súbditos, y la relación entre ambos vectores era vertical y descendente. Es decir, el pueblo estaba sometido al príncipe y éste era el único actor válido en términos de comunicación. No había un intercambio más o menos simétrico entre ellos, porque si el Estado apenas empezaba a tomar conciencia de sí mismo en cuanto comunicador (y en el caso de Italia, en cuanto Estado mismo), el pueblo ignoraba por completo el poder de la opinión pública, y lo seguiría ignorando hasta las grandes revoluciones del siglo XVIII, cuyas consecuencias llegaron también al campo de la comunicación.

Sin embargo, el autor florentino recalcó la necesidad de contar con el favor del pueblo para perdurar en el poder, y allí destacó al parecer sobre el ser. "Es necesario saber colorear esta naturaleza y ser un gran simulador y disimulador: y los hombres son tan simples y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes, que el que engaña encontrará siempre quien se deje engañar". La crudeza de Maquiavelo es absoluta.

El príncipe debe evitar ser despreciado -por parecer pusilánime, frívolo o indeciso- y tampoco puede ser odiado. Para ello debe generar "una opinión tal que nadie piense en engañarlo ni en burlarlo".

De aquí al párrafo siguiente hay un solo paso: "El príncipe que da de sí esta imagen adquiere una reputación suficiente, y si alguien tiene buena reputación, difícilmente se conjura contra él, difícilmente se le asalta, si se ve que es excelente y temido por los suyos".

3 comentarios:

Corner dijo...

Colo (Ignacio le dicen por aquí), en estos días estoy teniendo tiempo para leer sus post y realmente son muy interesantes. Deme tiempo y le comentare algo, pero no quería dejar de pasar y dejarle mis saludos y renovada admiración!

JR

Ignacio Duelo dijo...

Gracias Corner, espero contar con el jugo de su intelecto en tiempos cercanos.

Carlos dijo...

Muy buen e interesante blog. Tal vez le interese el libro virtual para descargar EL ARTE DE LA VENTAJA. Es un manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Puede descargarlo en:
http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Mas libros parecidos en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Saludos