11 de agosto de 2007

CLIPPING Y DERECHOS DE AUTOR

Mi viejo amigo Pablo Palazzi , experto en derecho informático y protección de datos personales, me envió hace un tiempo un artículo publicado en el medio español Periodista Digital, cuyo tema era el límite del “press clipping” frente a los derechos editoriales de los medios monitoreados. En España, existe la organización Gedeprensa (Gestora de Derechos de Prensa), que representa a los grandes medios de comunicación y pretende poner límite al uso indiscriminado de sus contenidos por parte de las consultoras de prensa.

La nota menciona asimismo la demanda interpuesta por 57 editoras, titulares de 83 periódicos, contra la empresa Documentación de Medios S.A, que se suma a la ya admitida contra Rodalca.

El debate en España es de larga data. En abril de 2006, Periodista Digital también informaba que según la AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles), la ley debe defender los derechos de la propiedad intelectual de los editores de los periódicos de la misma manera que lo hacen con los derechos de los editores de libros o de los productores cinematográficos o musicales. Esta nota fue comentada en el blog de comunicación Midiablog, que también mencionaba la decisión del diario El Mundo de no permitir la libre reproducción de sus contenidos sin autorización de su parte.

La Ley de Propiedad Intelectual modificada en España en 2006 permite la confección de carpetas de prensa pero deja libertad a la empresa editorial para exigir el pago de una remuneración por la reproducción de sus contenidos, o para oponerse a ella, en cuyo caso el clipping no es permitido. Esta opción fue la que eligió el diario El Mundo.

El 26 de abril de 2007, la publicación El Confidencial informaba que las empresas de clipping habían hecho su primer pago a los periodistas autores de los textos por ellas reproducidos. Decía la nota: "El pasado mes de febrero esas empresas y la Asociación de la Prensa de Madrid llegaron a un acuerdo por el que las primeras abonarán en un fondo común 0,04 euros por cada artículo periodístico que reproduzcan en sus revistas, en concepto de "remuneración equitativa" de los derechos de autor de los periodistas. Ese acuerdo se extendió posteriormente a 44 asociaciones de prensa españolas y a los colegios de periodistas de Cataluña y de Galicia".

En la Argentina, este debate todavía no está en al tapete, pero seguramente lo estará en algún momento. Y no es menor, dado que no afecta solamente a las consultoras de prensa sino también a los buscadores que brindan servicios de noticias, tales como Google News.

Mi opinión es que Internet es un gigante imposible de dominar, y que la reproducción de contenidos seguirá aunque sea reglamentada o directamente prohibida. Es una actividad muy difícil de controlar, y los medios de comunicación deben comprender que en la era del conocimiento la tendencia es opuesta a sus pretensiones de exclusividad. Se podría acotar la reproducción de contenidos, y el caso español es un modelo en ese sentido. Pero la universalidad y la horizontalidad de Internet harán imposible cualquier intento de regulación total sobre esta actividad. Por lo menos, ni en el modelo de negocio actual de las empresas periodísticas ni en el paradigma actual de derechos y obligaciones individuales.

No hay comentarios.: